Educa tus sentidos

LA MUSICA EN TI

Reflexiones sobre Música y Neurociencia

Posted by on Jun 4, 2015

 

la-msica-en-la-antigua-grecia-1-638 (1)

 

A través de la historia humana, la música ha tenido diversas connotaciones y funciones. Además de ser un lenguaje, un vehículo de expresión y comunicación, ha sido también un arte que ha reflejado las corrientes concordantes de pensamiento religioso y filosófico, contemporáneo a su creación, lo que ha revolucionado su estructura formal y dotado de una concepción polisémica y dinámica a sus significados, sin que se excluya ningún fenómeno sonoro, natural o cultural, creado por la civilización humana.apolo_citaraDesde tiempos remotos se han constatado, empíricamente, los beneficios de sus interconexiones. La idea de la unidad cuerpo- mente se originó en el siglo VI a.C., y el médico griego Hipócrates decía que “Las fuerzas de la naturaleza que llevamos en nosotros son las auténticas sanadoras de la enfermedad” , De modo que la práctica musical es uno de los aspectos necesarios para el equilibrio físico. En la antigua Grecia, a la Música se le otorgaba la “capacidad para imponerse sobre el éthos de un individuo o de una colectividad, y no solo se le atribuyó el poder de educar, sino también el poder de corromper”.

Los griegos organizaron su música con escalas eptafónicas, de carácter diatónico. Estas escalas constituyen el primer eslabón de una cadena que une a la Música Griega con la Música Occidental de nuestros días, atravesando el Medioevo y el Renacimiento. Curiosamente, con el Jazz, han retornado sus escalas en la era actual. La música, en la época griega, era estudiada como una ciencia, abordando las cuestiones acústicas y matemáticas. Pero su profundidad alcanzaba el modelo filosófico de dicha cultura, considerando de vital importancia el sistema de la octava y formando un subsistema de cuarta y otro de quinta presentes en la armonía, principio del acorde perfecto, tan influyente en épocas posteriores, y todo ello relacionado con la física y la geometría.

“Estructura tan perfectamente organizada que la matemática de la música presentaba, que llevó a los pitagóricos a generalizarla como modelo ideal, pues debía estar detrás de la constitución del universo, físico y metafísico”. . Aun cuando la astronomía y la ciencia han demostrado una constitución del universo diferente a la de los griegos, es un hecho demostrado que la música contribuye .  un orden mental y a un equilibrio emocional que los griegos percibieron en forma empírica, y desde esa perspectiva su concepción era más acertada que la actual. En el siglo XVII, la Música, junto con la Geometría, la Aritmética y la Astronomía era una de las cuatro disciplinas que formaban el quadrivium de las siete artes liberales que conformaban la enseñanza superior. Las otras tres eran la Grámática, la Retórica y la Lógica, que conformaban el Trivium.Escuela_de_MúsicaLas siete artes liberales eran el plan de estudios de las universidades medievales. Más adelante se les agregaron la Arquitectura y la Medicina, lo que sumaba nueve. No obstante, muy pronto se estimó que estas dos últimas no aportaban cualidades de espiritualidad a los estudios, que las materias destinadas a la formación humana de excelencia no debían contaminarse con la parte física, y por tanto moral, del hombre. El nivel de lo corporal era propio de la servidumbre, por lo que no debía humillarse la dignidad espiritual del alma inmortal destinada a la vida eterna. De este modo se terminó concibiendo una idea tan sublime de la cultura que se transformó en una concepción deshumanizante, absolutamente ajena a los afanes vitales y concretos del hombre, y muy distante de las corrientes actuales con sus concepciones dinámicas, según las cuales la cultura es un fenómeno en permanente cambio que no está reñido con la vida real. La cultura, en el presente, es un derecho, de todo ser humano que viene a nacer a nuestro planeta; además hoy en día es un motor del desarrollo civilizador de los países líderes del planeta. “En nuestro siglo, donde la relatividad de las cosas nos permite revivir siglos en minutos, y donde se aprecia la pequeñez del tiempo real de vida, bien merece la pena el disfrute de la cultura (historia) creada por el hombre” .

Dicho disfrute, por cierto, no tiene un fin en sí mismo, ni es una mera búsqueda del placer; su fin está estrechamente vinculado a la comprensión de la cultura como el medio más auténtico y directo de comunicación. En consecuencia, es una necesidad social de los seres gregarios que somos. Además, cada día se hace más imperiosa recuperar la unidad cuerpo-mente, porque la disociación de ambos aspectos del ser humano, ha traído la consecuencia de enfermedad y desgracia. El dualismo cartesiano contribuyo a dividir las entidades cuerpo-mente, arguyendo que la mente no ejercía ninguna influencia sobre el cuerpo, lo cual comenzó a cambiar, avanzado el siglo XIX, con un grupo de científicos, entre los cuales destacaba el gran fisiólogo francés, Claude Bernard, que tenía una percepción mas holística y el interés de armonizar los sistemas del cuerpo: células, hormonas y factores bioquímicos que actúan para mantener un equilibrio saludable de los sistemas cardiovascular, linfático, endocrino e inmunitario.9916971_origLa música y la danza están eternamente emparentadas a través de la plasticidad de lo gestual, connatural a ambas artes. Pero, a nuestro entender, hoy asume, además, una importancia particular, a la luz de las investigaciones científicas que revelan cuales son las áreas que ocupa la música en nuestro cerebro a través de las nuevas técnicas de diagnóstico por imágenes, ultrasonido, representaciones visuales de alta precisión, y particularmente con el cerebro sometido a diversos estímulos captados en tiempo real, lo que ha corroborado como su funcionamiento se relaciona con otras habilidades como las matemáticas, la especialidad, el lenguaje corporal etc. El cerebro desarrolla en redes neuronales una actividad bi-hemisférica, sincrónica, al momento de su realización y según la complejidad del reto musical, lo que, en la aseveración de Howard Gardner, “la califica como una capacidad intelectual autónoma ”.

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

error: Content is protected !!